31
Oct
2018

Reformas: tips para abrir la cocina al salón

Y terminamos la semana hablando de reformas. En la mayoría de viviendas que ya tienen unos años, y en muchas de obra nueva, la cocina, el comedor y el salón suelen ser tres piezas independientes, pero hoy en día se tiende a crear un solo espacio para albergar dichas piezas, creando una cocina abierta al salón-comedor.

Si dispones de dichas estancias independientes, puedes optar a abrir la cocina al salón mediante una reforma, muchas veces sencilla. Antes de ponerte manos a la obra asesórate con profesionales del sector de las reformas, porque no siempre es posible hacerlo, ya que requiere el derribo de tabiquerías y no todas se pueden eliminar fácilmente.

La cocina abierta al comedor-salón tiene varias ventajas;

-dispondrás de mayor luz para cocinar,

-si tienes invitados, o incluso con los de casa, no tienes que “encerrarte” en la cocina para cocinar, puedes participar a la vez con ellos en las conversaciones y no dejas de estar ausente, incluso puedes hacerles participes del acto y tapear a su vez!

-obtendrás una gran estancia mucho más amplia y con gran luminosidad

-puedes ganar en zona de trabajo e incluso almacenaje, aprovechando la zona que comunica con el resto de la estancia para colocar un mueble. Pero esto es solo posible si disponemos de suficiente superficie. También se puede aprovechar este mueble como mesa de comedor, pero debemos saber que entonces el numero de comensales se puede reducir bastante.

Si el dejarla completamente abierta al salón no te acaba de convencer, también puedes recurrir a separarla del salón-comedor mediante un cerramiento compuesto por una estructura metálica y vidrio, algo como esto:

Para distribuir los muebles dependerá del tamaño y formato de la estancia, siendo conveniente siempre poner la mesa de comedor cerca de los muebles de la cocina, para facilitar el traslado de utensilios y menaje de zona de cocina a comedor y no machar en exceso.

En lo que refiere a tomas de agua, siempre es mejor mantener las iniciales, aunque es posible desplazar un poco algunas de ellas, pero siempre informarse antes con especialistas en reformas.

Los puntos de luz son más sencillos de desplazar o poner nuevos. La zona de trabajo debe tener una buena iluminación directa. El comedor también tiene que tener una luz directa, pero puede ser algo más tenue, lo suficientemente potente para poder ver bien en la mesa pero que no moleste en exceso, siempre podemos apoyar esta zona con luces de ambiente en su alrededor; como lámparas de pie, algún foco de pared, etc…

Como veis, hay varios puntos a tener en cuenta a la hora de abrir la cocina al salón-comedor, una reforma sencilla, pero siempre bien asesorados por profesionales del sector de la reforma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *